dimarts, 22 de maig de 2012

Uns pressupostos que no serveixen per sortir de la crisi



Señorías, si una imagen vale más que mil palabras, la que nos muestra al banco azul completamente vacío describe perfectamente el interés que el Gobierno tiene en el debate de los PresupuestosGenerales del Estado para 2012.
Desgraciadamente estamos ante unos PGE que no suponen un cambio de modelo productivo, no apuestan por el crecimiento ni por el futuro de nuestra economía y no garantizan la prestaciónde los servicios públicos esenciales.
Se reducen a un único objetivo: reducir el déficit público. Y la mayoría de analistas pronostican que ni siquiera eso van a cumplir.
Y me pregunto, ¿Qué más tiene que ocurrir para que el Gobierno rectifique el rumbo de colisión al que llevan a nuestro país con sus políticas públicas?
¿Hasta qué límite pretenden arrastrara España hacia el abismo?
¿No se dan cuenta que, a pesar de los paseos fluviales con la señora Merkel, se están quedando solos?
¿O es que el modelo al que abocan a nuestro país es convertirse en la “maquila” de Alemania?
Esto explicaría su política de recortes, de desmantelamiento de los servicios esenciales, de la desinversión en Investigación, Desarrollo e Innovación, de ataque a la educación pública, de fomento de la desigualdad y la pérdida de derechos laborales y sociales.
Desde luego, es lo que avalan estos presupuestos, que ya están amortizados antes de que vean la luz en el BOE.
Las reacciones negativas a los mismos y los efectos nocivos para nuestra economía no han cesado desde que se conoció el proyecto aprobado por el Gobierno.
También la pasada semana hemos conocido de la auto-herencia de las tres comunidades gobernadas por el PP: Madrid, Comunidad Valenciana y Castilla y León.
Se les ha caído el velo. Ahora entendemos de que hablaban cuando se referían a la “herencia”. Se referían a la herencia Aguirre, Camps y Herrera. Señorías, su argumento se ha caído por su propio peso.
Su fundamentalismo ideológico está siendo fuertemente cuestionado en todas partes,  porque el problema no es la herencia: ¡Sonlos herederos!
Cada vez se habla con más fuerza de que hay que estimular la economía. Que solo con recortes, y recortes duros y en plazos inadecuados, se va a peor
¡Apéense del pedestal en el que están encaramados de una vez por todas y hagan política de la buena! Es lo que están esperando los ciudadanos.
¿A que esperan ustedes?
Porque la política, en esencia, es pacto, acuerdo. Es gestionar el espacio público que compartimos. Y para hacerlo con acierto, para encontrar el interés general al que servir, hay que buscar consensos.
No se equivoquen. La mayoría absoluta les da certeza en el resultado de las votaciones, pero no les garantiza el buen gobierno.
A pesar de su actitud nada dialogante, los socialistas, y los demás grupos de esta Cámara, hemos hecho los deberes. Les planteamos enmiendas a la totalidad, en las que coincidíamos en lo esencial de la crítica, y hemos elaborado enmiendas parciales. En nuestro caso, mas de setecientas, que van desde lo macro a lo micro. Entre todos los Grupos, más de tres mil.
En nuestro caso, ofreciendo una propuesta alternativa de ingresos, basada en criterios de exigir mayor contribución a aquellos que disponen de más riqueza. Con la propuesta de creación del Impuesto de Grandes Fortunas;
O bien, evitando que las grandes empresas terminen pagando un tipo efectivo menor que las PYMES o los autónomos en el Impuesto de sociedades, mediante el establecimiento de un suelo del 15%;
Proponiendo la eliminación del gravamen al IRPF, que castiga injustamente a las clases medias,
O la eliminación de los beneficios fiscales por la adquisición de vivienda para las rentas más altas.
Finalmente, rechazando de plano la amnistía fiscal y optando por la lucha contra el fraude.
En el ámbito de los gastos,
Focalizando los esfuerzos en la lucha contra el paro, incentivando las políticas encaminadas a la creación de puestos de trabajo,
O bien en el apoyo a la economía productiva,
A la educación,
A la I+D+i,
A la mejora de las infraestructuras productivas,
O el impulso a la exportación de nuestras empresas.
En definitiva, proponiendo políticas que refuerzan el estímulo a nuestra economía, que es la clave para salir de la crisis. Y eso solo se consigue potenciando nuestro capital humano, físico y tecnológico, y no todo lo contrario, que es lo que nos proponen en este proyecto de presupuestos.
Debemos ser competitivos no precisamente por salarios de miseria, que es su modelo, el de su reforma laboral, sino por incorporación de conocimiento en nuestros productos y servicios, mimando el sector exterior, que ha de ser la punta de lanza de nuestra recuperación económica, y un elemento esencial en nuestro modelo productivo
Y, por descontado, recuperando las políticas que piensan en las personas y que garantizan servicios esenciales para la cohesión de nuestra sociedad.
También ha sido nuestro empeño que se cumplan las normas básicas que definen nuestro modelo autonómico: los Estatutos de Autonomía de aquellas comunidades que contemplan un determinado nivel de inversión estatal en el periodo concreto en el que nos encontramos. Es el caso de Andalucía, Aragón, Castilla y León, Cataluña, Extremadura o Illes Balears, que han sido olvidadas en estos presupuestos.
Ese ha sido nuestro ejercicio de responsabilidad. La responsabilidad del GS. La respuesta por parte del grupo mayoritario, del GP, es perfectamente cuantificable: De más de 3000 enmiendas, han aceptado 3¡¡¡ 
Menos de un 1 por 1000!!! 
Al GS nos han aceptado una, y se lo agradecemos, aunque no representa ni un euro de gasto. Solo se trata de una modificación al literal de un proyecto de inversión 2012 17 38 4187: Figura“Conexión de la AP-53 con la N-525 en Chapa”y solicitamos cambiar por “Conexión de la AP-53 con la N-525 en Lamela”. Menos es nada.
Señorías, los poderes públicos generan confianza cuando son creíbles, y el Gobierno y el PP han demostrado que no lo son.
No lo son porque han hecho del engaño su arma política. Eso, desde la oposición les podía dar rédito, y de hecho, se lo dio.
Ahora es distinto. Como he afirmado antes, gobernar implica compromiso y obtención de resultados. Y por ello se les juzga.
Día a día, los resultados van a peor: no tienen más remedio que reconocer que se  continuarán destruyendo puestos de trabajo, que nuestra economía no va a despegar en los próximos meses y, cuando conozcamos que su único objetivo: el déficit, queda lejos de cumplirse y su única receta son más recortes, su credibilidad estará definitivamente por los suelos.
¡Rectifiquen a tiempo y dialoguen!  No pretendan que los demás comulguemos con sus ruedas de molino o que abracemos a ciegas sus propuestas, como contratos de adhesión.
Hoy iniciamos la recta final del debate de los PGE 2012. Aún están a tiempo de cambiar de actitud.
Señorías, dignifiquemos la política para convertirla en la solución a los problemas y no en el problema, tal como lo percibe una gran mayoría de españoles y españolas. En mayor medida, de ustedes depende, señorías del PP, porque tienen Gobierno y mayoría. Por nosotros, no quedará.
Muchas gracias señor Presidente.