divendres, 22 de novembre de 2013

Mejorar la política implica conocer la realidad, ofrecer soluciones factibles y abandonar la retórica inútil y el auto-bombo